Egipto y sus misterios

Egipto y sus misterios.

Por Nadia Cattan Jafif

 

Eran tiempos ancestrales cuando una cultura muy peculiar se desarrolló en el norte de África, la cultura egipcia, conformada de una distinguida capacidad, pues logró crear un Imperio que duró más de 3,000 años, el imponente y majestuoso Imperio Egipcio.

Parte esencial del Imperio Egipcio fueron sus faraones, entre ellos Ramsés el Grande; que logró escribir su nombre en la historia. Gracias a un grande harém de varias mujeres, procreó más de 90 hijos, sin embargo, su mayor herencia la dejó en piedra; pues su obsesión por la construcción provocó que tengamos edificaciones majestuosas del Egipto antiguo que existen hasta hoy.

Las pirámides egipcias son tan impresionantes por fuera, como lo son por dentro; sí bien se despliegan hacia lo alto con una belleza única, también crecen al interior, pues poseen por dentro túneles subterráneos que conducen hacia sarcófagos con gran precisión.

Dentro de sus inmensos muros, las pirámides guardaron tesoros ocultos, muchos de los cuales, fueron saqueados por diferentes invasores.

Los aditamentos egipcios tenían un valor universal, pues hechos de oro y piedras preciosas cobraron además de su inmenso valor histórico un importante valor material. El saqueo y la destrucción de estos grandes objetos históricos llegó hasta los primeros siglos después de Cristo, pues el Imperio Romano destruyó los vestigios egipcios por considerarlos paganos. Una gran parte de la profanación de momias se dio en la Edad Media, pues se creía que un producto existente en sus mortajas era un ingrediente afrodisiaco y medicinal; fue bajo este argumento que cientos de momias fueron mal utilizadas durante el oscurantismo y su característica ignorancia.

En contrapeso, algunos nativos del lugar movieron decenas de sarcófagos para esconderlos en tierras más inhóspitas alejándolas del olfato de ladrones y usureros; muchos de estos sarcófagos, fueron encontrados en 1870 y transportados a distintos museos para ser cuidados y preservados con toda la tecnología existente de hoy en día.

El Imperio egipcio contó con grandes ingenieros y arquitectos, lo podemos ver en sus construcciones; pues presumen de una perfección arquitectónica que no es posible explicar hasta el día de hoy. ¿Cómo lograron los constructores de aquellos tiempos estas imponentes pirámides con la escasa tecnología que en esos años tenían? ¿Cómo transportaban bloques tan grandes y pesados para apilarlos de forma tan precisa? Sea cual sea la respuesta el resultado impresiona; pues lograron edificaciones tan bien construidas que han sobrevivido hasta hoy en día, edificaciones que después de 5,000 años siguen mostrando una increíble fortaleza.

Sus jeroglíficos, fueron por mucho tiempo un misterio, permanecieron pacientes en piedras y en papiros, como esperando el milagro de algún día ser traducidos; fue lenta la espera, hasta que Napoleón Bonaparte hizo una expedición a Egipto y en 1799 descubrió la piedra Rosetta, que contenía textos escritos en jeroglíficos y en griego. En 1882, por fin despertaron los jeroglíficos, pues con la comparación de las letras, se logró traducir centenares de escritos, y así, crónicas de guerra y hermosos poemas de amor salieron a la luz venciendo el paso del tiempo, aquellas letras antiguas ya no eran un misterio.

Su politeísmo fue asombroso, Isis, la diosa de la fertilidad y la magia, Osiris, el dios juez de las almas, Orus era el dios halcón que gobernaba los cielos, toda una mitología extensa y compleja.

Los hebreos no estuvieron del todo desconectados del Imperio egipcio, en el libro de Éxodo se puede encontrar a detalle el modo en que éstas dos culturas cruzaron sus caminos, desde la perspectiva bíblica se puede interpretar a los reyes egipcios como hombres ambiciosos que esclavizaban a otros pueblos bajo gobiernos poderosos.

Así, con sus cualidades y sus defectos, con sus errores y sus aciertos, el Imperio Egipcio es parte esencial de la historia humana; sus inexplicables construcciones, sus riquezas en oro y piedras preciosas, su bondadoso río Nilo, su búsqueda continúa por la inmortalidad y sus jeroglíficos hacen del Imperio Egipcio un grande pasaje de la historia digno de estudiar, debatir y analizar.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s