MI TUMBA SE QUEDÓ VACÍA

 

Broni Zajbert era un niño de 6 años cuando fue obligado por los nazis a ingresar al Gueto de Lodz. Desde ahí, los judíos eran transportados al campo de exterminio de Awschwitz, pero el papá de Broni hizo todo lo posible por evitar que su familia subiera a esos trenes.

Escondites y mucha hambre es lo que describe la historia de Broni. Hasta que los nazis se vieron acorralados por los ejércitos aliados, y trataron de apurarse para matar a los últimos habitantes de Lodz, pero con Broni ya no hubo tiempo, y a pocas horas de ser asesinado fue liberado. Estuvo tan cerca de la muerte que, cavó su tumba, pero su tumba se quedó completamente lista y vacía.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s